weedon-coronavirus-guatemala
(COG, IG/Andrea Weedon)

Andrea Weedon habla sobre la salud física y mental durante el confinamiento

La pandemia del COVID-19 ha frenado toda la actividad deportiva en Guatemala; entrevistamos a la mejor raqueta del país, Andrea Weedon, para conocer cuánto ha afectado el confinamiento a la salud física y mental de una atleta de alto rendimiento.

¿Cómo mantenés la salud física durante el confinamiento?

Lo físico, como el aire y músculo, lo he podido mejorar porque me he concentrado más en eso. He dejado de hacer las tres o cuatro horas en cancha y hago como dos horas o dos horas y media de músculo, fuerza, resistencia, velocidad y coordinación. Esa área mejora pero he dejado de hacer todo lo que hacía en cancha.

¿Cuánta diferencia hay entre el trabajo que haces ahora, comparado con el que hacías antes?

Yo diría que va en horas de trabajo, antes era entre cuatro a seis horas diarias de cinco a seis días a la semana. Ahora hago seis días a la semana pero hago dos horas o dos horas y media, lo trato de hacer con mayor intensidad pero me faltan un par de horas.

En el tenis, ¿cuál es el porcentaje de importancia de la salud física y la salud mental?

Lo mental, siempre lo he dicho, es sumamente importante, incluso dicen que para el tenis es como el 70% u 80%. Ahorita, hay días duros, hay días que son fáciles, hay días que hay ganas, hay días que no hay nada de ganas; pero lo más importante ahorita es la salud mental para mantenerte motivado.

¿Cuánto se ha visto afectada tu salud mental durante el confinamiento?

He aprovechado a trabajarlo un poco con unas aplicaciones de meditación porque siempre he sentido que la parte mental, no es que sea de mis debilidades, pero tampoco es mi fortaleza más grande. He estado tratando de mejorarlo, de aprender cosas con respiración cuando hay ansiedad.

He tenido un poco de ansiedad pensando que si pierdo todo lo que he hecho el último año para mejorar, porque el año pasado fue el mejor año de mi carrera y me da miedo porque no he entrenado estos meses igual. Las dudas te empiezan a atacar y entonces hay que trabajarlo mucho.

Además del uso de la aplicación de meditación, ¿has utilizado algún psicólogo?

Sí, tengo una psicóloga que me da el Comité Olímpico Guatemalteco y ella me ha dado seguimiento y viendo que esté haciendo mis rutinas y no perdiendo tanto la motivación.

¿Has sentido depresión o algo parecido?

No sé si depresión, pero sí mucha tristeza y miedo a qué viene y a qué va a pasar. El tenis puede empezar en todo el mundo pero viajar va a ser el problema.  Tengo suerte, al menos, que el deporte que practico tiene distanciamiento obligado. Siento que pronto lo voy a empezar a entrenar pero ya competir, va a ser difícil.

Desde el año pasado has sufrido de una tendinitis de rodilla, ¿cuánto te ha ayudado este tiempo a recuperarte?

Fue antes de los Juegos Panamericanos que empezó todo lo de la rodilla, se me puso peor allí porque era polvo de ladrillo y allí necesitas más refuerzo en las piernas. Regresé y como estaba en un pico en mi ranking, yo quería seguir jugando, entonces me fui a unos torneos en México y jugué uno en Guatemala, me fue bien pero seguí con molestias. Después dije: “me voy a frenar un poco y lo voy a curar”, pero incluso cuando me fui en marzo de este año a Cancún, todavía no estaba al 100%.

Ahora ya puedo hacer sentadillas a una pierna y siento que ya la fortalecí, solo a veces, cuando hay frío me duele pero dicen que es normal que cuando hay frío te duela todo.

¿Cómo hacés para mantener la alimentación balanceada?

Lo bueno que me ha servido esta cuarentena prolongada es que estoy aprendiendo a cocinar desayunos y cenas, me encanta hacer un montón de cosas con camarón. Siempre he sido de comer sano y aquí en mi casa también.

Siempre he tenido el problema de que me cuesta mucho subir de peso y ganar masa muscular; entonces sigo con mis proteínas después de entreno, mis pastillas y mis vitaminas.

¿Qué alimentos forman parte de tu menú en este tiempo?

Le he metido mucho a los licuados, estoy tratando de comer y tomar más fruta, me he obligado a más verduras porque es lo que me cuesta un poco. No me gusta mucho comer carne, soy más de pollo y pescado.

Estoy aprendiendo con arroz, los diferentes tipos de maíz y qué podés hacer con el frijol y las lentejas, que tienen proteínas extras. Y también Incaparina, siempre tomo Incaparina.

¿Podés mencionar tres cosas positivas que hayas sacado de esta cuarentena?

Subí de masa muscular, físicamente me siento mejor; esa sería una. Segunda, he aprendido cosas nuevas de mí, cosas nuevas que tenés que aprender cuando no sabés a dónde vas, porque ahorita es como que el tiempo se paró y no sabés qué va a pasar. Y la tercera, he reforzado la idea de que soy resiliente.

¿Qué cosas negativas te ha dejado este confinamiento ?

Extraño la cancha, demasiado. Extraño competir, siempre he sido muy competitiva entonces me hace mucha falta esa sensación de prepararme para el partido, de qué voy a hacer en ese partido y cómo lo voy a afrontar.

La sensación de ganar y también, la de perder. Siempre perder me hace decirme: “mañana lo voy a hacer mejor”. Extraño retarme. También, la impotencia de ver todo lo que está pasando.

¿Cuánta falta te hace tu entrenador y tus compañeros de profesión?

El equipo de la federación me hace muchísima falta, de suerte entrené unos días en una cancha privada con Melissa Morales pero paramos por el pico de los casos, era mejor prevenir. Pasábamos en distancia y no tocábamos las pelotas de la otra, pero uno nunca sabe con esto, entonces mejor prevenir.

Extraño a mis entrenadores, a los fisios e incluso a los trabajadores de la federación, me ven de cinco de la mañana a seis de la tarde y me hace falta saludarlos y ver cómo están.

En términos generales, ¿cómo ves la situación del coronavirus? ¿Qué te parece cómo la han manejado las autoridades?

Trato de no meterme mucho en eso, me da mucha tristeza e incluso tuiteé hace unos días que me fui a dormir con una sensación vacía porque hay impotencia. Estoy muy agradecida por lo que tengo y sé que hay cosas mil veces peor que extrañar una cancha de tenis.

Al final del día me digo que tengo un techo, tengo comida, tengo mi trabajo que es ser tenista; entonces tengo mucho por qué ser agradecida. Estoy tratando de ver como podemos ayudar a los que están cerca nuestros. Tratar de involucrarte un poquito porque un poco de lo tuyo puede ser mucho para alguien más.

¿Tú vivís por completo del tenis?

Sí, yo estoy en el programa Retención de Talento del Comité Olímpico Guatemalteco, ellos nos han apoyado y nos siguen apoyando al 100%. Ellos ven que nosotros seguimos entrenando, que seguimos cuidándonos y manteniéndonos en forma para cuando esto pase, estar a tope.

¿Ha existido rebaja en tu salario?

No, en otros no sé, pero conmigo todo se ha mantenido igual y la verdad, les agradezco muchísimo a ellos y cualquier cosa, también sé que la Federación de Tenis dijo que nos cuidaría.

Cuando regrese la actividad deportiva, ¿cuáles serán tus metas a corto plazo?

Hace años era ganar un título profesional y ya tengo dos en dobles; mi meta ahorita es el de singles, que es el que me falta. El año pasado tuve seis semifinales, entonces este año mi meta principal dije que iba a ser llegar a otras finales o ya ganar mi título, eso es lo que más quiero.

Pero siento que cuando regresemos y sea la nueva normalidad, va a tomar un tiempito porque tengo que volver a entrenar unas semanas y luego agarrar ese rollo de competir otra vez, tarda unos cuantos torneos.

More Stories
Top 5: Los atletas que jugaron en la NBA y la MLB