Guillermo Ramírez padre e hijo, con el basket en la sangre

Aunque es fácil asociar a Guillermo Ramírez con el futbol, este deporte no fue el único en su cabeza, al menos en sus inicios. El Pando fue un acérrimo practicante del baloncesto e incluso este deporte estuvo, en algún momento de su carrera, por delante del futbol.

“Yo siempre jugué básquetbol, desde niño me gustaba mucho. Jugaba más básquetbol que futbol, pero ya luego me fui dando cuenta que en el básquetbol no hay mucho futuro acá en Guatemala y en el futbol, sí. Así que dejé por un lado el básquetbol”, nos comparte Guillermo.

A pesar de dedicarse por completo a su carrera en el futbol, el baloncesto, el otro deporte de sus amores, siempre lo acompañó en su tiempo libre. Lo hizo cada vez que visitaba su natal Livingston, en algunas noches libres durante su estancia en Municipal e incluso en Grecia, cuando jugó en el PAS Giannina junto a Carlos Ruiz.

“Estuve yendo un tiempo a las canchas de la 12 (avenida) con los amigos por las noches. Hubo un tiempo que estaba en Municipal que me iba a jugar a las canchas de la 12 porque siempre me gustó el básquetbol. En Grecia, cuando teníamos descanso les decía ‘vamos a la cancha de básquetbol’. El Pescado juega muy bien básquetbol pero casi siempre le gané. Siempre ha venido el básquetbol pegado al futbol”, cuenta Ramírez.

 
 
 
 
 
Ver esta publicación en Instagram
 
 
 
 
 
 
 
 
 

Recuerdos 🙏🏽

Una publicación compartida de Guillermo “El Pando” Ramirez. (@pandoramirez11) el

La herencia del basket para Guillermo Ramírez Jr.

La pasión del Pando por el baloncesto fue heredada por su hijo, Guillermo Ramírez Franzua, que empezó a interesarse en el deporte tras jugar videojuegos y ver partidos de la NBA, en donde quedó impresionado por la magia de Carmelo Anthony y D’Angelo Russell, dos de sus inspiraciones en el basket.

A los 12 años se integró al club Eagles en la Ciudad de Guatemala, allí ha desarrollado sus habilidades y ha trabajado fuerte para convertirse, con 15 años y 1.84 metros de estatura, en una de las promesas del baloncesto nacional.

Guillermo Ramírez Franzua, sexto de izquierda a derecha, en sus inicios con Eagles Basketball Club. (FB/Eagles BasketballClub)

Jugador Más Valioso

En 2019, el club Eagles se ganó el derecho de representar al departamento de Guatemala en el Final Four de la categoría sub-14 de la Liga Nacional. A pesar de una una lesión en el dedo del pie a unos días del evento, Guillermo demostró su calidad y guió a su equipo a ganar los tres encuentros y coronarse como campeón en la duela del Gimnasio Teodoro Palacios Flores.

Ramírez promedió 23.6 puntos y 9.3 rebotes por encuentro en el Final Four y se quedó con el premio de Jugador Más Valioso (MVP). “No había estado entrenando tanto (por la lesión en el pie), entonces se sintió superbién porque me había estado esforzando por eso”, comenta Guillermo Ramírez Jr.

Para su padre, que lo acompañó durante los encuentros, este logro lo vivió de forma muy especial. “Me sentí muy orgulloso, pude acompañarlo en los partidos en la zona 5. Ver a sus hijos jugando, se siente uno como que estuviera en el campo en vez de ellos”.

Guillermo Ramírez Jr. con el trofeo de MVP conseguido en el Final Four de la Liga Nacional sub-14. (Federación Nacional de Baloncesto de Guatemala)

La NBA o la Liga Endesa en la mira

El siguiente paso para Guillermo Ramírez Jr. será buscar una beca para jugar en los Estados Unidos y luego una oportunidad en la NBA o en la Liga Endesa.

“Mi sueño sería verlo en la NBA. Primero estudiando y llegando a la universidad y luego jugando en la NBA. Yo lo voy a apoyar con todo lo que pueda. Así como él es de dedicado para su deporte, yo pienso que puede llegar lejos”, comenta Guillermo Ramírez, padre.

More Stories
all-star-game-2019
Una vuelta por la tienda oficial del All-Star Game de la NBA