(Getty Images)

Top 5: Los atletas que jugaron en la NBA y la MLB

Apenas doce atletas en la historia han tenido la oportunidad de pasar por la mejores ligas de baloncesto y béisbol del planeta, la National Basketball Association (NBA) y la Major League Baseball (MLB). Aquí repasamos a los cinco más destacados:

Gene Conley

Pudo presumir de tener cuatro anillos de campeón, uno en la MLB y tres en la NBA. Aunque en ninguna de las dos ligas tuvo números fuera de serie, fue en el béisbol de Grandes Ligas en donde más destacó. Jugó como pitcher durante 11 temporadas, repartidas entre 3 equipos; Braves, Phillies y Red Sox. Tuvo una marca de 91 victorias y 96 derrotas.

Su único campeonato de Serie Mundial vino en la temporada de 1957, cuando sus Milwaukee Braves vencieron 4-3 a los New York Yankees. Durante la serie, solo vio acción durante una entrada y dos tercios y recibió un cuadrangular de dos carreras de Mickey Mantle en el tercer juego.

En el basket, la fortuna le sonrió y fue parte de uno de los mejores equipos de la historia, los Boston Celtics de los 60. Con ellos consiguió tres títulos en cuatro temporadas, luego pasó dos años con los New York Knicks. Su carrera en el baloncesto estuvo distribuida en varias etapas, pues tomaba algunos años de descanso para enfocarse en el béisbol.

En la NBA participó en 351 partidos de temporada regular y terminó con promedio de 5.9 puntos y 6.3 rebotes por partido.

(Globe File Photo)

Danny Ainge

Su carrera inició en el béisbol, con 20 años y 77 días fue el jugador más joven en conectar un cuadrangular con los Toronto Blue Jays, hasta que Vladimir Guerrero Jr. le quitó esa marca en mayo de 2019.

Jugó tres años en Grandes Ligas como jardinero central, segunda y tercera base. Sumó 211 partidos y tuvo un promedio de .220 con 2 home runs y 37 carreras impulsadas.

En 1981, decidió cambiar la pelota pequeña por el baloncesto y participó en el Draft de la NBA, siendo seleccionado en la segunda ronda por los campeones reinantes, los Boston Celtics. Fue una pieza importante para conseguir los campeonatos de 1984 y 1986. En la postemporada del 86, promedió más de 15 puntos por partido, una ayuda nada despreciable para el equipo comandado por Larry Bird y Kevin McHale.

Tras ocho años en Boston, tuvo un paso en Sacramento, Portland y Phoenix, siendo sus dos años con los Kings los más productivos de su carrera. Tras su retiro se convirtió en entrenador y ejecutivo, fue uno de los grandes responsables de juntar a Paul Pierce, Kevin Garnett y Ray Allen con los Celtics.

(Getty Images)

Dick Groat

Fue una leyenda en su paso de nueve años por los Pittsburgh Pirates. En 1960 tuvo el mejor año de su carrera, fue nombrado como el Jugador Más Valioso de la Liga Nacional, ganó el anillo de campeón y se quedó con el título de bateo tras sumar .325 de porcentaje.

Tras grandes años en la ciudad del acero, se movió a Saint Louis para jugar con los Cardinals y ganar su segundo y último campeonato. Tuvo un breve paso con los Phillies y los Giants antes de retirarse.

A la NBA, llegó como la máxima estrella universitaria del momento tras años espectaculares y llenos de premios individuales en la Universidad de Duke. Fue seleccionado por los Fort Wayne Pistons como la tercera selección del draft de 1952 pero apenas jugó 26 partidos y promedió 11.9 puntos por juego. Siempre quedará la incógnita de qué habría pasado si Groat hubiera elegido las duelas en lugar de los diamantes.

(Getty Images)

Ron Reed

Fue pitcher durante casi dos décadas en Grandes Ligas, iniciando en la temporada de 1966 con los Atlanta Braves. En 1968, en sus primeras seis salidas como lanzador abridor, tuvo un récord de 6-0 y 1.73 de efectividad en carreras limpias, esos números lo llevaron a su primer y único Juego de Estrellas de la MLB. Al año siguiente, ganó 18 partidos y ayudó a su equipo a llegar a la Serie de Campeonato de la Liga Nacional.

Reed fue canjeado a los Cardinals mientras disputaba su décima temporada con los Braves. Luego de un año con los de Saint Louis fue traspasado a los Phillies, allí logró el máximo logro de su carrera, el anillo de la Serie Mundial de 1980.  Se retiró con 146 victorias, 140 derrotas, 103 salvamentos y 3.46 de efectividad.

Su paso por la NBA duró dos temporadas y fue con los Detroit Pistons de 1965 a 1967. Disputó 119 partidos y promedió 8 puntos y 6.4 rebotes por juego. Decidió dejar la NBA para dedicar su carrera al béisbol.

(nwitimes.com / Getty Images)

Dave DeBusschere

El único miembro del Salón de la Fama de esta lista, lo logró tras una extensa y condecorada carrera en la NBA. Jugó 13 temporadas, 7 con los Detroit Pistons y 6 con los New York Knicks y fue conocido por ser uno de los mejores jugadores defensivos de la época.

En su primer año en la liga con los Pistons, en la temporada 1962-63, fue nombrado al mejor equipo de novatos. En su tercera temporada, fue asignado como jugador-entrenador con apenas 24 años, convirtiéndose en el más joven en hacerlo aunque debido al poco éxito decidió regresar a ser jugador a tiempo completo.

Su mejor etapa la vivió con los Knicks, formó parte del conjunto comandado por Willis Reed y Walt Frazier. Allí consiguió dos anillos de campeón, en 1970 y 1973, en ambas finales vencieron a los Lakers. Consiguió 8 viajes al Juego de Estrellas de la NBA, fue nombrado 6 veces al mejor equipo defensivo del año.  Tuvo un promedió de 16.1 puntos y 11 rebotes por partido.

En la MLB,  jugó dos temporadas como pitcher de los Chicago White Sox, en 1962 y 1963. Tuvo una efectividad de 2.90 y terminó con una marca de 3 victorias y 4 derrotas. Decidió retirarse de los diamantes para dedicar su carrera al basket.

(Getty Images / AP)

 

 

 

Your email address will not be published. Required fields are marked *

More Stories
La magia de Jorge Vega